Generalidades de la carrera

 

RESPONSABLES


Nombre de la carrera

Ingeniería Biomédica

Volver al Inicio

Título que otorga

Ingeniero Biomédico

Volver al Inicio

Dependencias

Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología

Volver al Inicio

Responsables del proyecto

Departamento de Bioingeniería con la colaboración del Instituto de Bioelectrónica (Fac. de Medicina) en la elaboración y ejecución del proyecto.

Dto. de Bioingeniería, FACET: lleva 26 años trabajando ininterrumpidamente en el área, realizando tareas de investigación (mediante proyectos CIUNT, PIP CONICET, FONCYT),   docencia (dicta una maestría, cursos de grado, de posgrado y de capacitación, tutorías de proyectos de graduación, tesis de maestría y doctorales) y extensión (asesoramiento a otras instituciones universitarias - como la Universidad Autónoma Metropolitana de México,  la Pontificia Universidad Católica del Perú en Lima, las Universidades Nacionales de Entre Ríos y San Juan-, patentes, trabajo conjunto con empresas).

Instituto de Bioelectrónica, Medicina: desde su creación en 1964 ha llevado a cabo numerosos proyectos de investigación en esta disciplina, informática médica, investigación clínica y en cirugía experimental. Junto con las mismas se han desarrollado actividades docentes y de extensión al medio mediante el dictado de cursos de grado y posgrado, y colaboración con la actividad regular de la Facultad de Medicina.

Volver al Inicio

Incumbencias de un Ingeniero Biomédico

Podemos anticipar que las incumbencias de un Ingeniero Biomédico, basados en la experiencia recogida en otros países (como EEUU  y Canadá) en más de 30 años y más recientemente en países de América Latina, se manifiestan a través de,

  1. Servicios en el ámbito privado
  1. Para el diseño y fabricación de equipos biomédicos, tales como marcapasos, incubadoras, electrocardiógrafos, rayos X, resonancia magnética nuclear, cámaras gammas, tomógrafos computados, humidificadores, electrobisturíes y otros.
  2. Para conducir empresas que prestan servicios de mantenimiento correctivo y preventivo en equipamiento médico a sistemas de salud pública o privados.
  3. Para desempeñarse en empresas que brindan asesoramiento en la selección, adquisición, instalación y mantenimiento de tecnologías médicas.
  4. Para ventas en empresas que comercializan tecnologías médicas de distinto nivel y complejidad.
  1. Servicios de salud
  1. En hospitales, clínicas, y sanatorios públicos y/o privados tomando a cargo el mantenimiento del quipamiento médico, el control de los servicios externos relacionados, o la informática médica.
  2. En el ámbito gubernamental como consultor sobre tecnologías en salud pública.
  1. Ambitos educativos

  1. A nivel secundario o terciario enseñando introducción a tecnologías médicas. A nivel universitario, como docente/investigador en carreras de grado.
  2. A nivel de post-grado como docente en Maestrías y Doctorados en la especialidad.
  1. Ambitos varios

  1. Puede participar en la redacción y/o adaptación de normas de seguridad de equipamiento biomédico en comisiones como IRAM u equivalentes. Puede servir en el ámbito público y privado del área de salud como instructor de:
  1. Cursos sobre el uso correcto y normas de seguridad de equipos biomédicos;
  2. Cursos sobre el uso de tecnologías de monitoreo y terapia en unidades de terapia intensiva, coronarias o de recuperación;
  3. Cursos sobre principios de tecnologías biomédicas para técnicos biomédicos.
  1. En relaciones interdisciplinarias, vinculando a bioquímicos, médicos, especialistas con tecnologías biomédicas en común.

Básicamente, un ingeniero biomédico dispone de conocimientos del área de la ingeniería y del área biológica. Esto le permite afrontar situaciones donde se requieren ambos conocimientos.

 Volver al Inicio

Fundamentación

Existe un desarrollo acelerado de requerimientos médicos así como de su tecnología asociada a nivel nacional e internacional. Este fenómeno se viene dando desde hace dos décadas, por lo menos, y no muestra aún signos de decrecer. Los costos involucrados resultan elevados y el número de pacientes que requieren de los servicios aumenta sin cesar. La contribución sistemática y organizada de la ingeniería se hace imprescindible.

La ingeniería electrónica, en particular, y más recientemente, la ingeniería en computación, se han transformado en activos participantes y generadores de aportes significativos a la temática biomédica. No obstante, estos ingenieros no cuentan con una formación biológica y médica adecuada, lo cual explica fracasos, frustraciones y errores ocurridos. Es necesaria una formación especifica denominada Ingeniería Biomédica, que ha adquirido personalidad propia e independencia de actividades.

Por otro lado, manifestaciones expresas demostradas por la comunidad estudiantil local indican un marcado interés por la especialidad mencionada. Sabemos de una nota presentada por un grupo de alumnos relacionada con este tema (Expte. 60.552/96). 

Volver al Inicio

Antecedentes

La carrera que aquí se propone tiene como antecesoras a las siguientes carreras de grado en el pais: Bioingeniería, en la Universidad Nacional de Entre Ríos, creada en 1985; Bioingeniería, en la Universidad Nacional de San Juan desde 1992; Ingeniería Biomédica, en la Universidad Favaloro, creada en el año 2000.

Además existen en el país carreras de postgrado en la misma disciplina: Doctorado y Maestría con orientación Bioingeniería de la Universidad Nacional de Tucumán, estudios de tipo personalizado (hasta 1998), Maestría en Ingeniería Biomédica, de la Universidad Favaloro, Magíster en Bioingeniería, de la Universidad Nacional de Tucumán creada en 1996 (categorizada An), Doctorado en Biología (con orientación hacia la Bioingeniería), creado en 1998 (categorizado Bn). y las recientemente creadas Maestría en Bioingeniería y de Tecnología Biomédica de la Universidad Nacional de Entre Ríos.

Geográficamente, aparece una buena distribución dentro del país: Las escuelas de bioingeniería se encuentran en los cuatro vértices de un cuadrángulo que miran, respectivamente, a la región del litoral, a la región capitalina y provincia de Buenos Aires, al oeste y, con esta propuesta, al NOA.

México ofrece tales estudios en la Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa y en la Universidad Ibero-Americana desde 1975, siendo éstas las primeras en América Latina en organizar carreras sistemáticas de grado en Ingeniería Biomédica. Hay ahora otras universidades con oferta similar en ese país, disponiendo de un total de más de 1000 graduados a nivel de licenciado (ingeniero), unos cien a nivel de magíster y tal vez unos treinta con título de doctor. Están bastante desarrollados en la especialidad Ingeniería Clínica, ya oficialmente incluida en varios de sus hospitales.

En Brasil, encontramos con ofertas en la disciplina a las Universidades de Río de Janeiro, de Campinas (UNICAMP) y de Santa Catarina (Florianópolis), entre otras. Poseen programas de postgrado y muy serios proyectos de investigación que compiten internacionalmente. El número de graduados en los distintos niveles académicos puede estar en 500 ó 600. En Florianópolis, el programa de Ingeniería Biomédica se realiza en colaboración con Medicina. Una relación similar se da también en Campinas. Ingeniería Clínica ha sido también establecida en este país con fuerte impacto en el ámbito hospitalario.

Como ejemplo reciente, mencionemos a la Universidad Manuela Beltrán, en Bucaramanga, Colombia, donde se dictan en su Facultad de Ingeniería tres carreras: Ingeniería Electrónica, Ingeniería Informática e Ingeniería Biomédica. El programa aún es joven, de unos pocos años, contando con unos 60 estudiantes.

Otros países con ofertas similares son Cuba, Venezuela, El Salvador, Colombia, Chile y Perú.

Los antecedentes universitarios en EEUU y países europeos se remontan a los años 1960, ya con una gran cantidad de programas fuertemente establecidos.

Estimamos que la demanda actual en toda América Latina de Ingenieros Biomédicos puede encontrarse en el orden de 6000 a 7000 profesionales, o tal vez más, y solamente teniendo en cuenta las posibilidades laborales en el ámbito hospitalario, junto al médico y al paciente.

Volver al Inicio

Objetivos Generales de la carrera

  • Formar un egresado con fuerte base en electrónica y en computación, orientado hacia las ciencias de la salud de manera de contribuir, desde su ángulo y con sus conocimientos, a la solución de los acuciantes problemas médico-hospitalarios.
  • Formar un individuo que, dentro del marco arriba esbozado, comprenda el problema médico-hospitalario, tanto en sus aspectos técnicos como médicos, se comunique eficientemente con sus pares médicos y paramédicos, incluyendo el paciente, tenga creatividad, iniciativa y motivación, todo manteniendo siempre al hombre como beneficiario principal.

Perfil del egresado

  • Se espera que un Ingeniero Biomédico pueda,
  • Servir en la industria, en hospitales, en educación, y en agencias normatizadoras;
  • Servir de interfase entre los ámbitos de salud y tecnológicos;
  • Diseñar sistemas biomédicos que involucren electrónica y medicina;
  • Establecer normas de seguridad para equipos biomédicos;
  • Asesorar en la selección, adquisición y uso de equipamiento biomédico;
  • Construir equipos o supervisar la construcción de equipos a medida para necesidades médicas específicas
  • Ser consejero técnico en la venta y "marketing" de equipos biomédicos;
  • Entrenar a personal técnico, paramédico y médico en hospitales;
  • Verificar normas de seguridad biológica, microbiológica, mecánica, eléctrica y sobre radiaciones en general;
  • Servir de interfase con los físico-médicos.

Volver al Inicio